La lucha canaria de Lanzarote de luto por el fallecimiento de Francisco González

Fue en la década de los años 80 presidente del CL Arrecife

LanzaroteDeportiva.com

 

El deporte de Lanzarote ha vuelto a recibir en la jornada de este jueves una de esas noticias inesperadas. La lucha canaria llora el fallecimiento de Francisco González Hernández a los 67 años de edad, quien fuera durante muchas temporadas presidente del CL Arrecife. La lucha canaria en particular y el deporte en general, muestran sus condolencias por la pérdida de una de las personas que ha estado vinculada con el deporte insular.

 

Francisco González Hernández, más conocido en el mundo del deporte como "Paco el Ferretero", fue durante muchos años presidente del Club Lucha Arrecife. Accedía a la presidencia del club capitalino en los años 80 y estuvo cerca de una década al frente de uno de los clubes referentes en el deporte vernáculo de la capital de la isla.

 

Su familia ha estado durante muchos años vinculada a la lucha canaria de la isla de Lanzarote. Francisco González es hermano de Ramón González "Monzo II", luchador y mandador durante muchas temporadas. "Monzo II" ha estado vinculado a la formación, siendo el seleccionador de algunos de los equipos de las categorías inferiores.

 

También el fútbol llora el fallecimiento de Francisco González. Su hijo Josué González es en la actualidad entrenador del Benjamín "A" del CD Lomo, es el suegro de David Ramos, entrenador del Infantil "A" del CD Lomo, y abuelo de Nahuel Ramos, uno de los jugadores de la base del equipo del Charco de San Ginés.

 

La capilla ardiente ha sido instalada en la tarde de este jueves en el Velatorio del Hospital Insular y su sepultura tendrá lugar mañana viernes a partir de las 13:00 horas. Desde LanzaroteDeportiva queremos mostrar nuestro más sentido pésame a la familia, amigos y allegados de Francisco González Hernández y nuestro más profundo apoyo en estos complicados momentos a toda su familia. 

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.